ALARMANTE: CUATRO SUICIDIOS EN 70 DÍAS DE AISLAMIENTO

Por Néstor Berrutti.

En 70 días de cuarentena, se registraron en Chivilcoy cuatro suicidios.
La cifra significa, en promedio, una muerte -voluntaria o intencionalmente provocada- cada 17 días.
Dicho en otras palabras, cada 408 horas, algún vecino le puso fin a su vida.
Los hechos comenzaron a suceder a solo 48 horas de iniciado el aislamiento social, preventivo y obligatorio, que empezó a regir el 20 de marzo.
Hasta este sábado 30 de mayo, los suicidios registrados fueron:
  • 22 de marzo: Luis Ballerino, 37 años.
  • 7 de mayo: Juan José Vento, 57 años.
  • 20 de mayo: Pilar Albarracín, 30 años.
  • 30 de mayo: Tobías Joel León, 17 años.
Todos murieron ahorcados.
Lamentablemente, nada indica que la ola de suicidios en Chivilcoy se vaya a detener; por el contrario: la seguidilla de hechos de este tipo suele desencadenar en una sucesión de episodios similares.
En Psicología, este fenómeno se conoce como "contagio de las emociones" o "efecto Werther".
El "efecto Werther" es el aumento del número de suicidios en determinadas zonas, que siguen a la aparición de noticias sobre suicidios en los medios de comunicación de esos mismos lugares.
Deriva de la novela del mismo nombre de Goethe, en la que se relata el suicidio del personaje y que, en su época, originó un aumento de la tasa de suicidios en los lectores.
El aislamiento social, preventivo y obligatorio es una medida excepcional que el Gobierno Nacional adoptó en un contexto crítico, "con el fin de proteger la salud pública, frente a la propagación del nuevo coronavirus".
Lo que no pudo el coronavirus con la población de Chivilcoy -gracias a las efectivas medidas adoptadas- lo está provocando la autodeterminación de las personas.
La ola de suicidios es, además del COVID-19, otra amenaza seria y latente sobre nuestra comunidad.
La muerte autoprovocada, en las actuales circunstancias, puede verse inducida -tal vez- por el encierro y sus consecuencias, como uno más de los factores determinantes. Es una de tantas posibilidades.
La cantidad de víctimas es alarmante para nuestra ciudad y, en consecuencia, debe producir preocupación e intranquilidad.
Es un llamado de alerta para la comunidad en general y sus instituciones.
Requiere la más inmediata observación y la implementación de urgentes medidas de prevención y contención.
Una muerte evitable, es una vida que ganamos.

Línea de prevención del suicidio: (011) 5275-1135 desde todo el país.

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!