«AFÁN» DE RECAUDAR: ABSA YA MANDÓ FACTURAS DE FEBRERO

Por Joaquín Valerio.
Con tres meses de anticipación, en una muestra de incontrolable voracidad recaudatoria, la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) comenzó a enviar a los vecinos de Chivilcoy, las facturas de febrero 2020 (foto), por el deficiente servicio que presta en nuestra ciudad, donde la calidad del agua, que brinda para consumo humano, está seriamente cuestionada.
Como haciendo gala del dicho popular «ni lerdo ni perezoso», de manera rápida, decisiva y adelantándose en el tiempo, con el único aparente y despreciable objetivo de cobrar, desvalorizando la salud de los vecinos, ABSA despachó al domicilio de los sorprendidos clientes locales, las boletas de enero y febrero del próximo año, correspondientes al mandato Kicillof, el nuevo gobernador bonaerense.
Cabe tener en cuenta, que en los últimos días, vecinos que integran la denominada Asamblea por el Agua en Chivilcoy y autoridades locales, mantuvieron una reunión con técnicos de Aguas Bonaerenses, a raíz del negativo resultado que arrojaron recientes análisis practicados sobre muestras de agua de nuestra ciudad, tras la promocionada habilitación de una Planta de Osmosis Inversa en esta ciudad.
Los voceros de ABSA dieron una serie de argumentaciones, frente a la situación planteada que, mas que justificativos del problema, rayaron a excusas poco convincentes.
Mientras los vecinos de Chivilcoy debaten qué hacer con el vital elemento, Aguas Bonaerenses no cesa en su «afán» recaudatorio.
Según la Real Academia Española (RAE), «afán» podría proceder de «afanar«, un verbo que puede aludir a realizar una actividad con esfuerzo o a robar.
Precisamente, esto último es lo que siente cualquier vecino de Chivilcoy, cuando se le pretende cobrar por un servicio deficiente, mal prestado y, lo que es más grave aún, dañino para la salud.
Municipalidad de Chivilcoy

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!