LA ALEGRE DESPEDIDA DE GUSTAVO FERRARI

Alegre, divertido, sonriente y muy distendido, se lo vio al chivilcoyano Gustavo Ferrari, ex ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, en el bar Las Patriotas, en el porteño barrio de Palermo.
Ferrari participó de una fiesta que realizó María Eugenia Vidal, para despedir a quienes fueron sus más cercanos colaboradores, en la gestión de gobierno bonaerense que concluyó recientemente.
El de Chivilcoy fue uno de los 80 ex funcionarios bonaerenses de confianza de Vidal, que estuvo en la fiesta.
Pagó un bono contribución de $ 1.000 para acceder a los chorizos, salchicha parrillera, entraña, empanadas de carne, croquetas de acelga y hamburguesas.
Había, también, barra libre con cerveza tirada, vino, fernet y tragos en general.
Ferrari, prácticamente, no tocó la pista de baile. Fue la excepción.
Se bailó hasta las 02.30 de la madrugada, entre tragos y selfies. Sonaron cumbia y reggaeton.