INCIDENTE POR ESTA FOTO EN EL CEMENTERIO

Dos empleados municipales, con uniforme oficial de la Comuna, trataron de impedir que hoychivilcoy.com tome fotografías del frente de la histórica bóveda, que guarda los restos de Juan Duarte, padre de Eva Duarte de Perón, en el Cementerio de Chivilcoy (foto).
El episodio se produjo este martes 7 de enero, a las 17:00, en el acceso central a la necrópolis de nuestra ciudad.
La bóveda se encuentra ubicada a pocos metros del lugar, en la avenida principal del Cementerio.
Este Medio solo buscaba obtener fotografias de la fachada externa de la bóveda de Juan Duarte, con motivo de cumplirse este miércoles 8 de enero, 94 años de su muerte.
En ese momento, en el sitio indicado, no había ningún cortejo, inhumación y/o presencia humana visible, que pudiera ver invadida su privacidad -o momento de recogimiento- con la obtención de las imágenes.
Nuestro trabajo periodístico no transgredió en ningún instante, las elementales normas de respeto que deben imperar en ese campo sagrado.
Al observar que se estaban tomando imágenes del sitio, los empleados rápidamente se acercaron, buscando imposibilitar la tarea periodística y, sin mediar diálogo previo, advirtieron de forma severa que "está prohibido sacar fotos por orden del administrador".
Requerida la presencia del mismo, para que explique las razones de tal medida, los municipales se limitaron a indicar que "el administrador solo se encuentra en horas de la mañana".
Ambos empleados carecían de identificación visible, motivo por el cual le fue requerido su nombre y apellido, solicitud a la que ningún trabajador del Estado puede negarse y cualquier ciudadano tiene derecho a peticionar. Sin embargo, ambos ocultaron su identidad, agravando aún mas la tensa situación.
De manera cordial y respetuosa -actitud que no tuvieron aquellos- se les hizo saber que el Cementerio es un lugar público, donde deben respetarse las garantías de todos los ciudadanos, mas aún cuando -como en el caso que nos ocupa- estos cumplen tareas de prensa.
Para persuadirlos a que cesen en su actitud, ambos fueron advertidos de que cualquier comunicación sobre prohibiciones, debe estar expresa y visiblemente expuesta para conocimiento de los visitantes, algo que allí no se aprecia. En consecuencia, es Principio Constitucional: todo aquello que no esta prohibido, esta permitido.
El Cementerio de Chivilcoy es un lugar de interés público, cargado de historia, por la genuina riqueza cultural que conserva, mas allá del ser el reposo final de nuestros seres queridos.
También -vaya triste coincidencia- es el mismo lugar donde hace exactamente un año (enero de 2019) un puñado de irreverentes empleados municipales se burló de otro compañero con capacidades diferentes, en una despreciable actitud.
¿La irreverencia allí, será casualidad o costumbre?
Ni una cosa, ni la otra; solo parece ser el resultado de la imperante perdida de valores de quienes, en ese espacio, tienen la excelsa tarea de bregar por el respeto y la dignidad de los muertos…y de los vivos, entendiendo y haciendo entender que nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda, ni impedido de hacer lo que ella no prohíbe y eso incluye poder tomar fotos en el Cementerio de Chivilcoy.