A 94 AÑOS, NI UNA FLOR PARA EL PADRE DE EVITA, QUE DESCANSA EN CHIVILCOY

Miércoles 8 de enero de 2020. Para la historia política de Chivilcoy, y el país, no es una jornada más. Es el día en que se cumplieron 94 años de la muerte de Juan Duarte, "El Vasco", el padre de Evita, una de las mujeres más emblemáticas de la historia argentina, "la madre de los descamisados, la abanderada de los humildes o la jefa espiritual de la Nación", como la bautizó su pueblo.
Los restos de ese hombre descansan en el Cementerio de Chivilcoy.
Era un prestigioso vecino de nuestra ciudad, que murió en un accidente automovilístico, ocurrido en la avenida Mitre, a pocas cuadras de la Plaza Moreno.
Hoy -y desde hace muchos años- la bóveda de Duarte solo muestra los signos del olvido (foto). Nunca nadie parece acordarse del "Vasco".
Ni siquiera una flor en su memoria, en este día tan especial, en que se conmemoró un nuevo aniversario de su fallecimiento.
En Chivilcoy, Juan Duarte, parece no formar parte de la historia, como si negar el pasado que nos pertenece, nos haría mejores.
Un absurdo injustificable que, contrariamente, pone en evidencia nuestra ignorancia como sociedad y la escasa valoración que tenemos de la historia lugareña, más allá de quien la escriba o protagonice.
Tal vez, esta situación se de por desconocimiento, ignorancia o, simplemente, por desprecio.
Ni los muchachos, ni "muchaches" peronistas de Chivilcoy, esos que abusan sin piedad del apellido Duarte -con una ligereza que espanta- le rinden, de vez en cuando, un sencillo homenaje al hombre que le transmitió la marca de un nombre imborrable a Maria Eva Duarte, una figura política y de poder con una fuerza nunca vista en el país.
La historia de Juan Duarte

En Chivilcoy, Juan Duarte forjó una gran personalidad, que lo transformó en un hombre importante.
El "Vasco" Juan, se casó con su prima hermana Adela Uhart, una de las hijas de Dominique Uhart, un hermano menor de su padre Francisco y Magdalena Hiriborronde, natural de Larressore.
De su matrimonio nacieron catorce hijos legítimos.
Además, de los quehaceres agropecuarios, se dedicó a la actividad política. Logró transformarse en un influyente caudillo del partido Conservador.
Gozaba de una personalidad muy especial. Hombre jovial, generoso y hospitalario. Su casa siempre estaba abierta para sus amigos.
Hacia 1907 arrendó la Estancia "Unión", ubicada en la zona conocida como "La Tribu", propiedad de Juan A. Malcolm, en Los Toldos, General Viamonte. También, administraba la estancia "La Porteña", otro establecimiento agrícola de la zona.
El "Vasco" se mudó al pueblo de Los Toldos, donde pasaba largas temporadas. Por eso, tuvo que dejar a su esposa y su numerosa prole en Chivilcoy.
Mientras estuvo viviendo en Los Toldos, conoció a Juana Ibarguren, una jovencita que trabajaba en la estancia que arrendaba.
El vasco Juan se relacionó afectivamente con la bella Juana, con la que tuvo cinco hijos.
Desde el nacimiento de Elisa Duarte Ibarguren -la mayor de todos- en el año 1908, Juan tuvo que hacerse cargo de dos casas: la "grande" donde vivían su esposa legítima y sus numerosos hijos (en Chivilcoy) y la "pequeña", donde vivían Juana y sus cinco hijos ilegítimos (en Los Toldos).
La menor de todos ellos -la décima- fue Eva María Duarte, "Evita".
Los recuerdos familiares, testimonian que Juan fue un padre presente, proveedor y comprometido con la educación de los hijos de sus dos familias.
Mientras vivió Juan Duarte, a Juana y a sus cinco hijos nunca les faltó nada, pero su vida cambió por completo después de la muerte del "Vasco", el viernes 8 de enero de 1926, en Chivilcoy.
El cuerpo de Juan Duarte fue velado en la casa de su hija Adelia Duarte de Grisolía, ubicada en la Avenida Villarino 264.
El velatorio fue el hecho social más importante de ese tiempo. Acudieron el intendente municipal, autoridades de la comuna, jueces, familiares, amigos y tantas otras personas de la política y de la sociedad chivilcoyana.
Evita, la hija de quien fuera un reconocido vecino de Chivilcoy que, a casi un siglo de su muerte, nuestra ciudad se empeña en ignorar.
Aviso de fallecimiento publicado en un diario local. (Gentileza Archivo Literario Chivilcoy).

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!