LA CIUDAD CASI VACÍA

Miércoles 18 de marzo. Hora 22:00. Esquina de avenida Villarino y 9 de Julio. Plena zona céntrica de Chivilcoy.
La ciudad se ve casi vacía, con escaso movimiento de vehículos y personas.
Solo algún pequeño comercio, algo alejado, mantiene su actividad para satisfacer las demandas de su barrio
La mayoría de los comercios céntricos están cerrados; sin actividad comercial.
Excepcionalmente, algún vecino trasnochador recorre la Plaza 25 de Mayo, como buscando alguna compañía que parece nunca llegará.
Los perros vagabundos, que habitan la zona, descansan tranquilos, aunque extrañan la habitual presencia humana que siempre recorre el lugar.
A lo lejos, la inconfundible luz azúl de algún móvil de la Policía indica que el control está expectante.
Chivilcoy está en silencio; sin gente en las calles y solo el fantasma de una Pandemia que atemoriza, inquieta con instalarse en las sombras de la noche, como agazapándose para atacar a aquellos que la desafían, sin atender los cuidados necesarios para evitarla.
Es la otra cara de una ciudad que se va transformando para protegerse.

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!