LOS TARAMBANAS DE CHIVILCOY

Por Valentín Bardi.

Esta imagen fue captada este viernes 20 de marzo, a las 17:00, en plena cuarentena, en uno de los accesos a Chivilcoy: ruta provincial 30 y avenida José León Suárez.
El lugar, es el sitio recreativo conocido como "Las palmeras".
Mientras una patrulla policial controlaba el ingreso a la ciudad, haciendo cumplir estrictamente el aislamiento social, preventivo y obligatorio, a no muchos metros de distancia -casi como una provocación- se desplazaba caminando una pareja de jóvenes semivestidos (el con el torso desnudo), que decidió no respetar las medidas vigentes, optando por disfrutar del aire libre y el sol, como si nada estaría pasando.
Inmediatamente, ambos fueron interceptados por la policía e invitados a recapacitar acerca de los riesgos a que se exponían, siendo notificados de que estaban incumpliendo una disposición gubernamental, con todo lo que ello implica.
No fueron detenidos; siguieron su camino con la promesa de dirigirse a su domicilio.
Este es solo un ejemplo de las varias transgresiones a la cuarentena obligatoria, que hubo en Chivilcoy.
La medida dispuesta por el Presidente Fernández es clara: durante la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, las personas no podrán desplazarse por rutas, vías y espacios públicos, todo ello con el fin de prevenir la circulación y el contagio del virus COVID-19.
La actitud de estos dos vecinos -que lamentablemente representan a muchos más- es producto de la irresponsabilidad, la falta de sentido común, la carencia de solidaridad; la desvalorización de la salud y de la vida, propia y ajena.
Son llevadas a cabo por personas imprudentes, inconscientes y tarambanas. Así se les dice a quienes demuestran poco juicio en sus acciones.
Ellos se creen graciosos, astutos y hasta se suelen jactar de transgredir las normas.
Son una miserable muestra de la idiotez chivilcoyana, que nada aporta al sentir solidario de una comunidad que lucha por protegerse.
El aislamiento obligatorio es participación, apoyo, adhesión, respaldo, unión, ayuda.
¿Cuesta tanto entenderlo? Es la vida que está en juego.
Si no hay vida, no habrá mas aire libre, ni sol para salir a disfrutar.
¿Lo entenderán los tarambanas de Chivilcoy?

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!