LA CIUDAD ES UN DESIERTO: 13 TRANSGRESORES APRESADOS

Foto: Fabián Marín.

Parece un lugar despoblado, deshabitado.
En una de las cuatro avenidas céntricas de Chivilcoy.
No hay nadie en la calle.
Es una postal que se repite en diferentes barrios de la ciudad.
Los vecinos han asumido que deben respetar la cuarentena obligatoria -impuesta por el Coronavirus- y se mantienen en el interior de sus hogares, excepto alguna imperiosa necesidad que los obligue a salir.
La presencia policial, a toda hora, resguarda la seguridad.
Sus efectivos, hombres y mujeres que trabajan incansablemente, son los encargados de hacer respetar el estricto cumplimiento del aislamiento preventivo.
Los móviles policiales patrullan las calles con megáfonos, pidiendo a los vecinos que se mantengan en sus casas.
Aquellas personas que son encontradas merodeando en la vía pública, son identificadas e interrogadas acerca de las circunstancias por las cuales no se encuentran en sus domicilios.
Consecuencia de ello, en las últimas horas, trece vecinos, de diferentes edades, fueron detenidos y puestos a disposición de la Justicia, por transgredir el Decreto Presidencial 297 de aislamiento social, preventivo y obligatorio.
Más allá de estos eventuales y controlados episodios, a Chivilcoy se lo ve ordenado, tranquilo, seguro.
Es el resultado del esfuerzo compartido, que debe ser sostenido sin claudicar, para que el fantasma de la Pandemia nos afecte lo menos posible.
Transgresores. Cuatro adolescentes pasean libremente en sus bicicletas por las calles de Chivilcoy, en pleno aislamiento obligatorio, exponiendo su salud. Foto: Gonzalo Chicharro.

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!