¿UN ROSARIO DEL PAPA PARA UN EX VECINO GENOCIDA?

El Papa Francisco le habría enviado un rosario al genocida, ex vecino de Chivilcoy, Héctor Pedro Vergez.
El presente, formaría parte de una remesa de esos objetos religiosos que el Papa hizo llegar a militares que se encuentran presos en cárceles o bajo arresto domiciliario, por haber cometido delitos de lesa humanidad.
El obispo castrense, Santiago Olivera, a quien Francisco recibió en audiencia privada recientemente, fue el portador de los rosarios.
El ex capitán del Ejército Vergez fue torturador en el campo de concentración cordobés La Perla, durante la guerra sucia militar contra la sociedad argentina.
Fue pasado a retiro en 1978.
Vivió en Chivilcoy en la década del 90.
Fue propietario de la antigua panadería Zunino, ubicada en la segunda cuadra de la avenida Ceballos.
Su domicilio estaba ubicado justo frente a ese local comercial.
Como parte de su siniestra actividad, también encabezó una organización que extorsiona a pequeños propietarios endeudados para quedarse con sus bienes. Se llamaba Asociación Nacional de Lucha contra la Usura.
Algunas de las víctimas de esa asociación fueron sus propios vecinos de Chivilcoy.
Una de ellas fue Mónica Fagnani, integrante de una conocida y tradicional familia dedicada al rubro farmacéutico.
La antigua farmacia Fagnani se encontraba ubicada en la avenida Ceballos, esquina Vicente Loveira, donde en la actualidad hay un comercio dedicado a la venta de productos textiles.
Mónica se negó a entregarle su casa y fue amenazada por un secuaz de Vergez, quien le dijo que "el capitán te va a pegar un tiro".
Otra vecina, la martillera Liliana Maisterra, contó  -hace años- que los acompañantes de Vergez la amenazaron de muerte para que no siguiera adelante con un remate.
Vergez cumple condena en el penal de máxima seguridad de Marcos Paz.

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!