SIN PERDÓN: EN CUARENTENA ROBARON EN LA ESCUELA 49

En pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio; cuando las fuerzas de seguridad de la ciudad se adueñaron responsablemente de las calles, identificando y apresando a quienes no justifiquen su presencia en la vía pública, la astucia de los delincuentes igual parece encontrar una oportunidad para sacar provecho.
Es la eterna e inacabable lucha de los buenos contra los malos.
Esta vez -hace horas nada más- la comunidad de la Escuela 49 (foto), ubicada en la esquina de avenida Mitre y Calle 94, resultó herida, lastimada en sus entrañas.
Fue un golpe al corazón de alumnos, padres, docentes. Fue un topetazo imperdonable.
Sujetos desconocidos ingresaron al establecimiento y robaron elementos de uso escolar que, con sudor, trabajo y empeño, habían sido incorporados al patrimonio de la escuela, para que sus alumnos tengan más posibilidades de aprendizaje.
En un mensaje dirigido a docentes y a la comunidad de la escuela, su directora, Maria Laura Bianchi, así narró los momentos vividos:
"Necesito compartir con ustedes esta tristeza que siento hoy. Anoche (por el martes 24 de marzo), recibí la desagradable noticia de que personas anónimas ingresaron a la escuela y, si bien no se llevaron muchas cosas, lo poco que nos falta es suficiente para tener que utilizar nuestros esfuerzos, el sacrificio y la voluntad de tener siempre a la escuela de pie, al servicio de nuestros chicos".
"Lo que se llevaron -agrega Bianchi- no es ni más, ni menos, que material de trabajo diario, que ya no vamos a tener. Elementos que compartíamos con los casi 300 chicos y familias de nuestra comunidad. El televisor servirá a unos pocos; la compu se bloqueará en pocos meses y no será útil para nadie y el resto veremos cómo lo sobrellevamos".
Finalmente expresó la directora: "Agradezco a todas las docentes que me levantaron el ánimo y quiero decirles que seguiré trabajando lo mejor posible, para que la comunidad de la (Escuela) 49, siempre sea un orgullo".
Amenazante filtración
Con el robo a la Escuela 49 -que puede o no ser un hecho aislado- las restricciones a las libertades individuales en Chivilcoy -consecuencia de la Pandemia- han tenido una amenazante filtración.
El episodio ha sido un aviso; una luz amarilla en el camino de la prevención.
Mientras las autoridades sigan identificando y "apresando por un rato" a los transgresores (para liberarlos inmediatamente), corremos el riesgo de que este tipo de acciones se multipliquen. En Chivilcoy y en cualquier otro lugar.
Entre quienes transgreden, siempre algún malviviente puede haber.
Si este ha sido el caso de los autores del robo a la Escuela 49, no lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que detener es impedir que alguien siga moviéndose; es privar de libertad a una persona por orden de la autoridad competente; no por un rato; sino por un largo rato y, más aún, en momentos de emergencia como los actuales.
Claro que, para ello, debemos tener una Justicia acorde a las circunstancias; no un "stratum" con improvisados.

¡Recibí GRATIS las novedades y noticias más importantes directamente en tu correo!